10 habilidades que debe tener un directivo

 

artículo directivos 2


  1. LIDERAZGO. Un líder no siempre es sinónimo de directivo. Todos los directivos deberían ser líderes también dentro de su empresa, pero la realidad dice que esta regla no siempre se cumple. Un líder tiene carisma y sabe cómo hacer que sus empleados alcancen sus metas profesionales y las de la empresa a través de la motivación y de la iniciativa de cada trabajador. Y un directivo que sabe liderar no sólo da órdenes, sino que se convierte en su propio mensaje: con su actitud da ejemplo de lo que quiere ver en sus trabajadores.
  1. TRABAJO EN EQUIPO. Para tener un equipo cohesionado y colaborativo, cada miembro de la empresa tiene que sentir que su labor es importante y que sus funciones son útiles para la actividad empresarial. Para ello, el directivo no sólo debe dirigir, sino formar parte de este equipo y delegar tareas y responsabilidades a todos los componentes del equipo.
  1. COMUNICACIÓN. Un buen comunicador es aquel que tiene facilidad para transmitir ideas, y si los trabajadores deben transmitir el mensaje de su empresa, es el directivo quien se tiene que encargar de transmitirles a los empleados el espíritu de la compañía de forma eficaz. Para ello, la confianza entre los interlocutores es vital. Si los empleados ven con miedo a su superior y no se atreven a comunicarle cualquier cuestión, es señal de que no existe un buen clima de comunicación en la empresa.
  1. NEGOCIACIÓN. Un líder debe ser un buen negociador ya que en situaciones de conflicto debe tener la capacidad para llegar al acuerdo más satisfactorio y justo para todas las partes implicadas. Además, tiene que saber negociar las condiciones cuando alguno de sus trabajadores no está satisfecho y pide cambios.
  1. EMPATÍA. La empatía no es sólo ponerse en el lugar del otro, sino ponerse en su lugar y saber demostrárselo. Ese es el matiz que diferencia a un directivo empático de uno que no lo es. Si trata a sus trabajadores como un “igual” sin marcar de forma excesiva la barrera entre jefe y empleado, entonces es un directivo empático.
  1. CREATIVIDAD. Los alimentos de toda empresa son una mente innovadora y la generación de nuevas ideas. Buscar nuevas oportunidades asegurará la continuidad y el éxito para la empresa.
  1. FLEXIBILIDAD. Toda organización tiene una vida cíclica y estar preparados para el cambio o las amenazas es esencial para un buen directivo. Siendo flexible y viendo el cambio como una nueva oportunidad en lugar de como un peligro, se solventarán mejor los problemas.
  1. CRECIMIENTO. Un buen directivo aprende de su propia experiencia y evoluciona con cada problema. Superar los problemas no basta, hay que aprender de ellos y adquirir nuevos conocimientos. Ser conscientes de todo lo que queda por aprender es el primer paso para seguir creciendo.
  1. FORMADOR. Todo capitán de su barco debe preocuparse por formar al resto de la tripulación. Si sólo él sabe izar las velas, el barco estará en peligro siempre que haya tormenta. Por ello, un directivo debe ser generoso con sus conocimientos y compartirlos con su equipo de trabajo, además de fomentar su desarrollo profesional.
  1. ÉTICA. La ética es lo que te convierte en un individuo íntegro. Un directivo también es una persona con principios y valores, y ser coherente con ellos es lo que te marcará el camino para alcanzar tanto tu éxito como el de tu empresa.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*