4 claves para una entrevista de trabajo

Uno de los miedos más generalizados cuando se busca empleo es el momento de enfrentarse a las entrevistas de las empresas. Para superar el momento con éxito y demostrar a la compañía todo tu potencial, lo fundamental es ir lo más preparado posible. Aquí te proponemos 4 sencillas formas de tener la situación bajo control.

Conoce la empresa

Cuando acudes a una entrevista de trabajo, la empresa ya da por hecho que acudes con una idea clara de cuál es la función de la compañía. Sin embargo, tener una idea no es suficiente. Intenta estudiar bien cuál ha sido la trayectoria de la empresa, a qué se dedica, cuál es su cultura y cómo actúan sus trabajadores. Es una información fácil de encontrar por Internet, artículos o conocidos. Si tienes la posibilidad, también es recomendable revisar bien cuál es el puesto para el que estás optando y cuáles son las condiciones para ver si se adapta a lo que buscas o no.

Cuida la primera impresión

La primera impresión es quizás el 60% de la entrevista, nuestra forma de vestir y presentarnos jamás pasará desapercibida para el entrevistador. Debemos acudir con una vestimenta formal y con colores neutros. También es muy importante ser puntual y acudir al menos 10 o 15 minutos antes: llegar tarde tu primer día en la empresa no te beneficiará en absoluto.

Aunque ya les hayas enviado un currículum por correo electrónico, no olvides llevar otro impreso, el entrevistador agradecerá tenerlo para ir comprobando cuáles son tus capacidades y conocimientos. Y cuando se te pregunte sobre estas capacidades y conocimientos, no mientas o enaltezcas tus logros, céntrate en hablar de lo que sabes hacer y de tus puntos fuertes. Si no cumples esto último, te perjudicará más adelante si entras a trabajar en la empresa.

Durante la conversación mantén el contacto visual con el entrevistador, te aportará confianza y darás una impresión al entrevistador de seguridad en ti mismo.

Evita las quejas y las críticas de tu anterior trabajo

El lenguaje que utilices durante la entrevista es tanto o más importante que la primera impresión. Las frases y los verbos que utilices delatarán si eres una persona optimista y resolutiva o si por el contrario, te inclinas más por acatar sólo órdenes y quejarte de los problemas.

Para que el entrevistador se quede con la primera impresión, no debes hablar mal de tus excompañeros de trabajo, de tu antiguo jefe o de las funciones que tenías en tu anterior empresa. La mejor opción consiste en hablar de tus pasiones, de todo lo que has aprendido en tus antiguos empleos y de todo lo que puedes aportar en el puesto al que estás optando.

Las entrevistas suelen durar entre 15 y 30 minutos, aunque hay que tener en cuenta que podemos encontrarnos con entrevistas mucho más largas donde se hacen test de personalidad,  exámenes para saber cuál es tu nivel de inglés o informática o incluso un examen sobre las tareas del propio puesto de trabajo para el que te están entrevistando.

Prepárate para las posibles preguntas

Seguramente sepas que en la gran mayoría de entrevistas hay una serie de preguntas que siempre se formulan. Según las respuestas, el entrevistador se suele hacer una primera idea general de cuáles son las aspiraciones de la persona que entrevista y si está capacitado para el puesto.

Lo primero que te pida tu entrevistador puede que sea que le hagas una pequeña presentación sobre quién eres y qué has hecho profesionalmente, por lo que ensayar una breve respuesta de uno o dos minutos con tu formación y experiencia pueden ser una gran baza a tu favor. Pensar que no es necesario practicar porque nadie más que nosotros conoce esos detalles es un error, porque en el momento de hacerlo delante del entrevistador, si no lo has preparado, los nervios pueden jugarte una mala pasada.

Algunas de las preguntas estándar son: ¿Qué has aprendido de tus errores? ¿Cuál es tu puesto de trabajo deseado? ¿Por qué estudiaste esa carrera? ¿Cuál fue tu proyecto solución más creativa? ¿Preferirías trabajar en equipo o solo/a? ¿Por qué debemos contratarlo a usted y no a otro candidato? ¿Qué tipo de experiencia anterior tiene relación el puesto al que optas?

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*