Cómo hacer networking y aprovecharlo profesionalmente

Si estás buscando trabajo o una mejora profesional, hay una habilidad que no puedes pasar por alto: el networking. Este concepto implica crear una gran red de contactos profesionales que en un momento dado pueden proporcionarte nuevas oportunidades profesionales, buenas referencias laborales o incluso recomendarte para un puesto de trabajo.

slide1

Esta red de contactos no se limita a contar con gente conocida de tu sector, sino en profundizar e invertir en las relaciones con el fin de crear vínculos profesionales de manera que más tarde puedan convertirse en colaboraciones y prestigio profesional. Y conseguir esto no es tarea fácil.

Para construir lazos con personas de tu entorno profesional, tienes que dedicar tiempo y salir de las maneras tradicionales de relacionarse. Una forma de empezar es acudir a cualquier tipo de evento relacionado con tu ámbito profesional en el que no sólo puedas aprender, sino que también puedas conocer a más personas de tu sector. Atrévete a hablar con gente a la puedas aportar algo, guarda sus tarjetas y mantén el contacto con ellos. Para seguir desarrollando un buen networking, puedes seguir los siguientes pasos.

  1. Define tu objetivo profesional. Antes de comenzar a aumentar tu red de contactos debes tener claro cuál es tu propósito. Si estás buscando trabajo, si buscas a alguien que te ayude en tu carrera profesional, encontrar nuevas oportunidades, cambiar de carrera profesional, o una mezcla de varios. Cuando tengas más claro el objetivo, tendrás más claro de por dónde debes empezar.
  2. Da a conocer lo que haces y sé generoso con tus conocimientos. Si comienzas a hacer nuevos contactos pero no tienen claro cuál es tu profesión o a qué sector te estás enfocando, no sabrán muy bien qué puedes aportarles tú a ellos o por qué deberías pasar tú también a formar parte de su red de contactos. La esencia del networking es dar y recibir. No se trata de alardear constantemente de todo lo que sabes hacer o has conseguido en tu carrera profesional, sino de qué quieres o puedes hacer por los demás. Tienes que ser capaz de “vender” al resto los beneficios que pueden obtener de pasar a su lista de contactos.
  3. Interactúa a través de las redes sociales. Aprovecha la libertad que dan redes como Linkedin y Twitter para conectar con personas destacables de tu sector e interactuar con ellos. También puedes generar contenidos que puedan ser de valor para ellos y compartir sus contenidos, sin llegar nunca a saturar los perfiles de tus contactos. Crea una marca personal y sé coherente con tu huella digital.
  4. Establece una agenda de networking. Para llevar un networking ordenado y con sentido, también puedes mantener una agenda en la que anotar tus progresos y diferentes listados: listado de personas con las que deberías contactar, con qué personas has contactado, con cuáles mantienes contacto, qué oportunidades han surgido o pueden surgir, y sobre todo, a qué eventos o actividades relacionados con tu sector o con el empleo podrías ir.
  5. Valora a cada profesional que conozcas. No te centres sólo en mantener el contacto con personas de tu sector o con aquellos que te caigan mejor, cuida también tu relación con el resto sin hacer diferencias en su cargo o el prestigio que tengan. Cada profesional es importante y podría aportarte algo diferente en un momento dado. Sal de tu zona de confort en el networking, en la diversidad está la riqueza.
  6. Practica la escucha activa. La diferencia entre un networking efectivo y uno que no lo es, consiste en saber escuchar. Cuando estés en un entorno social, escucha más de lo que hablas. Destacarás más por esa capacidad que no todas las personas tienes antes que por hablar solo de uno mismo. Y además, te quitarás de encima esa imagen de persona “interesada” que algunos tienen cuando buscan ampliar su red de contactos profesional.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*