Cómo la era digital puede potenciar el empleo juvenil

Desde que comenzó la crisis económica, de la cual todavía no logramos deshacernos del todo, las posibilidades de encontrar empleo han ido disminuyendo estrepitosamente. Y el empleo juvenil se ha visto especialmente afectado. A día de hoy, la tasa de paro en menores de 25 años es de un 46,6%, es decir, 767.000 jóvenes activos se encuentran desempleados.

gráfico_paro juvenil

EPA (Encuesta de Población Activa). Fuente: La Expansión.

Muchos jóvenes licenciados, con máster, posgrados y conocimiento en varios idiomas han visto obstaculizado su acceso a algún puesto de trabajo relacionado, o no, con los estudios que han cursado. Y por ello, muchos de ellos, han decidido probar suerte fuera del país o emprender. Sin embargo, hay que ser optimistas. Poco a poco, se está recuperando la estabilidad económica que dará paso a nuevos puestos de trabajo. Por ello mismo, los jóvenes no deben cesar su lucha en la búsqueda de un empleo que cumpla sus expectativas personales y profesionales.

 

Las nuevas tecnologías ofrecen un amplio abanico de posibilidades para la búsqueda de empleo y para la formación de jóvenes emprendedores. Cada vez hay más aplicaciones, programas informáticos y plataformas web para que la búsqueda de trabajo sea más eficaz y  para poner en contacto a empresas y demandantes de empleo. Además, la red también posibilita una mayor formación en emprendimiento y liderazgo con el fin de crear tu propia empresa.

Si no todos, la mayor parte de jóvenes de hoy tienen un espacio en internet y hacen un uso continuo de la red. Gracias a su fácil manejo y a la posibilidad de interactuar de manera casi inmediata con otros usuarios es más sencillo que nunca hacerse visible y darse a conocer. Pero, ¿cómo hacerlo de manera que beneficie al usuario demandante de empleo? En la red hay acceso a miles de contactos locales, nacionales e internacionales, sin embargo no es aconsejable avasallar a las empresas con curriculums y cartas de motivación sin una estrategia clara. Es importante tener un perfil profesional bien trabajado en redes sociales especializadas en el empleo, ya que los departamentos de recursos humanos acuden a ellas frecuentemente. Cuando se envíen correos electrónicos con curriculums vale la pena hacerlo de manera personalizada, informándose sobre la empresa antes de enviarlos. Y, en caso de registrarse en alguna plataforma de colocación, como Linkmyjob, es indispensable completar lo mejor posible el perfil como candidato, puesto que las empresas registradas en dichas plataformas tienen un sistema de búsqueda específico basado en filtros.

Saber aprovechar las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías y hacer un buen uso de ellas para formarse e informarse, puede otorgar al joven demandante de empleo una posición privilegiada respecto al resto de población activa desempleada; puesto que, cada vez más empresas requerirán perfiles de candidatos que dominen las herramientas de la era digital.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*