Cómo organizar tu búsqueda de empleo en 7 pasos

GTY_work_home_office_tk_131225_16x9_608Todavía no existe una fórmula mágica para encontrar empleo en dos días, ni tampoco una biblia en la que se diga todo lo que sí funciona y lo que no a la hora de buscar trabajo. Lo que sí podemos afirmar es que mientras más canales uses para tu búsqueda de empleo y más amplíes tus horizontes, más posibilidades tienes de conseguir tus objetivos. En este artículo te mostramos 7 pasos para planificar tu búsqueda y orientarla de la mejor manera.

  1. Llama la atención con un buen CV. Por obvio que parezca, el currículum sigue siendo la clave para ser seleccionado por una empresa. Si consigues que de forma breve y concisa (en 2 páginas como máximo), la empresa logre conocer tu experiencia, tu formación y qué te hace diferente, entonces tienes un buen currículum. Las faltas de ortografía y las mentiras no tienen ninguna cabida, y si tienes tiempo de personalizar tu currículum a las expectativas de la compañía en la que deseas trabajar, mucho mejor.
  2. Cuida tu imagen en las redes sociales. Da igual qué red social uses, todas se convierten en tu escaparate para las empresas en las que eres un candidato potencial para una de sus vacantes. Cada vez más empresas usan este método para comprobar qué imagen da el candidato en el mundo digital. El truco está siempre en los términos medios: usa una foto de perfil no muy seria ni tampoco extravagante, así como tu descripción. Intenta que llame la atención de forma positiva y hacerte un hueco en las redes, interactuando con profesionales de tu sector. Aunque te expongas, también tendrás más visibilidad.
  3. Haz networking. Este concepto tiene que ver con tu red de contactos profesionales. Hacer networking significa crear una gran red de contactos profesionales que en un momento dado puedan suponer oportunidades laborales, referencias o recomendarte para un puesto de trabajo. Acude a eventos relacionados con tu sector profesional y trata de mantener el contacto con ellos, ofréceles tus conocimientos y trabaja en los vínculos y colaboraciones que podáis crear.
  4. Organiza una búsqueda multicanal. Hoy en día no vale sólo con enviar tu currículum a una empresa. Cada vez hay más formas de buscar empleo y de encontrarlo, y tratar de usar todos los métodos es lo que te garantizará un mayor éxito. Sigue usando las formas tradicionales (envío de currículum en persona y por email, el boca a boca) y haz uso de las nuevas: créate diferentes perfiles en diferentes portales de búsqueda de empleo como Linkmyjob y sigue las ofertas que se vayan publicando. Usa las redes sociales, especialmente Linkedin y Twitter para buscar en grupos, comunidades y a través de hashtags, y no te olvides de acceder también a las páginas web de las empresas en las que te gustaría trabajar. Muchas grandes empresas cuentan con una sección propia de “Ofertas de trabajo” o “Trabaja con nosotros” en las que poder ver qué vacantes tienen y cómo hacerles llegar tu candidatura.
  5. Sigue formándote. Los reclutadores no hacen caso omiso de los vacíos temporales que pueda haber en tu currículum. Cuando tengas un periodo en desempleo, ya sea por circunstancias especiales como enfermedades o bajas por maternidad, o porque no encuentras empleo en mucho tiempo, usa parte de tu tiempo en formarte y justificar así ese periodo de inactividad laboral. Una buena forma de hacerlo es con cursos MOOC u otro tipo de cursos online que son cada vez más accesibles, baratos o incluso gratuitos. En portales como Linkmyjob puedes encontrar una gran oferta formativa.
  6. Ensaya las entrevistas y elabora un pitch elevator. Tu oratoria puede ser un elemento decisorio a la hora de conseguir un puesto de trabajo. Las expresiones que uses, las muletillas y la forma de organizar tu discurso y explicar tu trayectoria pueden revelar si estás seguro de lo que dices y de si quieres conseguir ese puesto de trabajo. Por ello es esencial que trabajes tanto tu forma de hablar en entornos formales como tu forma de encarar una entrevista. Prepara tu respuesta para las preguntas más usuales: ¿Qué puedes aportar a la empresa? ¿Por qué quieres trabajar aquí? ¿Cómo te defines? Y sobre todo, la pregunta clave que poca gente se prepara porque tendemos a pensar que “esa ya nos la sabemos”: Cuéntame qué has hecho y en qué te has formado. Responder a esta pregunta es hacer un pitch elevator, es decir, contar cuál es tu formación y tu experiencia en poco más de 2 minutos. Por fácil que parezca, sintetizar tu trayectoria y dejar claro cuáles son tus expectativas profesionales en tan poco tiempo y a alguien que no te conoce de nada, requiere de habilidad. ¿La mejor forma de hacerlo bien? La práctica.
  7. Sigue la actualidad. Mantenerte actualizado de lo que pasa, especialmente en tu sector profesional, puede darte pistas de hacia dónde enfocar tu carrera, de si se crean puestos de trabajo nuevos o de si debes especializarte en determinados campos en los que hay más demanda. Seguir la actualidad de todo lo que ocurre en tu sector te permitirá también poder mantener conversaciones con cualquier persona relacionada con tu campo profesional, y si ve que eres una persona implicada con tu profesión, tendrás más posibilidades de que te ofrezca una oportunidad laboral si se da la ocasión. ¡Mucha suerte!

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*