GUÍA: Cómo usar las redes sociales para encontrar empleo

redessocialesdentro

Decir que existen múltiples canales para la búsqueda de empleo no es una novedad para nadie. Desde portales de empleo hasta recomendaciones personales o el contacto directo con las empresas son las maneras más conocidas de hacerlo. ¿Y qué hay de las redes sociales?

Cada vez más gente se une a la tendencia de buscar empleo a través de las redes. Otros, más reacios a las nuevas tecnologías, se abstienen. Pero lo que muchos no saben son los datos que se arrojan de la búsqueda de empleo a través de las redes sociales: El 73% de los reclutadores utiliza las redes sociales para reclutar talento. Y el 79% de los seleccionadores considera que el candidato activo en redes sociales tiene más oportunidades laborales que el no lo es.

Estas cifras no son sinónimo de que en las redes sociales esté la receta mágica para encontrar trabajo ni que todo el que busque a través de este canal tiene garantizado un puesto de trabajo en cuestión de días. Estos datos van más allá, y reflejan una evolución en las tendencias de reclutamiento y selección de personal. Ahora las empresas no sólo se quedan con lo que les cuentas en una entrevista o con lo que leen en tu currículum, sino que además, buscarán información sobre ti en Internet, concretamente, en las redes sociales. Especialmente para eso te ayudarán a encontrar empleo.

En las redes sociales no sólo accederás a más ofertas de trabajo, sino que te permitirán vender una buena imagen de ti a las empresas. Por un lado, las organizaciones utilizan cada vez más este escaparate para reclutar talento, y por el otro, para recopilar más información de los candidatos a un puesto de trabajo. Concretamente, el 60% de las empresas tienen en cuenta la imagen del candidato en las redes sociales, aunque lleguen por otros medios. Y los reclutadores lo confirman: “Para nosotros la identidad digital de los empleados es muy importante porque habla también del tipo de profesional que trabaja en la consultora”, explica un responsable de RRHH de Llorente&Cuenca.

Tu búsqueda según el tipo de red social

Según el puesto de trabajo que quieras encontrar y el sector profesional al que te dediques, cada red social te puede aportar algo diferente. En las redes sociales, más cantidad no es siempre sinónimo de más oportunidades laborales, por lo tanto no se trata de hacerse un perfil en cada una de las redes sociales que existen, sino de escoger las que más se ajusten a tus necesidades.

Esta elección se debe basar en la transmisión de las competencias que te permita cada plataforma. De manera general, podríamos distinguir las redes sociales en una clasificación según su funcionalidad.

  1. Redes sociales profesionales o para difundir tu CV: La red profesional por excelencia es Linkedin. El perfil en esta red social consiste concretamente en una descripción de tu formación y experiencia profesional, y además en las páginas de empresa se cuelgan ofertas de empleo. También existen otras plataformas especializadas en sectores profesionales concretos como por ejemplo, para las profesiones creativas una de las plataformas más conocidas es Domestika, aunque sea más que una red social. Tanto Linkedin como otras redes sociales profesionales de tu sector se hacen imprescindibles para comenzar a buscar empleo en Internet.
  2. Redes sociales para mostrar lo que pensamos: Twitter es la red en la que más pensamientos y opiniones se difunden. En 140 caracteres, la gente suele difundir lo que piensa, lo que ocurre y sobre todo, su opinión sobre temas personales o de actualidad: política, economía, sociedad, deportes, etc., tanto a nivel nacional como internacional. Aunque a veces esta característica de Twitter puede perjudicarte si la empresa que encuentra tu perfil no coincide con tu ética o con tu filosofía, sí puede servirte para mostrar que estás informado y actualizado sobre lo que ocurre en tu sector. Además, esta red social es una de las más usadas en la búsqueda de empleo. Un ejemplo es el #JobDay que se celebró hace tan solo unas semanas con el que se reunieron empresas y profesionales en búsqueda de empleo a través del mismo hashtag para ponerse en común y aumentar la empleabilidad.
  3. Redes sociales para mostrar cómo somos: En esta clasificación encajan las redes sociales más generalistas como Facebook o Google Plus donde puedes publicar tus fotos, compartir los enlaces a artículos que te gustan o te interesan, comentarios e interactuar con tus amigos. Aunque no destaquen para la búsqueda de empleo, sí pueden servir para que los reclutadores recopilen información sobre ti.
  4. Redes sociales para mostrar lo que hacemos: Para muchas profesiones creativas como fotógrafos, diseñadores o profesionales del audiovisual, existen redes sociales concretas donde compartir el trabajo propio a modo de portfolio. Youtube o Vimeo para contenido audiovisual; Tumblr, Instagram o Pinterest para contenido gráfico. Para compartir documentos, presentaciones y archivos también destaca Slideshare.

Cómo aprovechar el potencial de las redes sociales

  1. Crea tus cuentas profesionales y optimiza la información de tus perfiles: Al crear o adaptar tus perfiles de las redes sociales para la búsqueda de empleo, debes ser consciente de toda la información que estás poniendo. Estamos hablando de tus redes sociales como currículum o carta de presentación, por lo que la información ha de estar actualizada, ser verdadera e incluir las competencias con las que cuentas. Si quieres que cierta información permanezca privada como tus fotos personales en Facebook o los enlaces que compartes con tus amigos, revisa la privacidad y cambia las opciones para que tu perfil sea lo más privado posible. Eso sí, deja visible tanto tu formación como tu experiencia profesional, siempre que vayan a favorecerte para optar al puesto que quieres.
  2. Especialízate y construye tu marca personal: Destaca todo lo posible en una materia o actividad, publica tus logros y usa las redes sociales para demostrar qué eres capaz de hacer. Trata a tu perfil como un producto o una marca. Debe ser coherente, profesional y enfocado a la comunidad o sector profesional en el que te quieres focalizar. Tus clientes son las empresas a las que te quieres dirigir. Algo que tienes que tener muy claro es que mientras más te expones, más visibilidad tendrás. Por tanto, cuidar tu imagen se convierte en algo esencial.
  3. Aprovecha las herramientas de cada red social: Los perfiles en redes sociales más consultados por parte de los profesionales de RRHH son Linkedin con un 78%, Facebook con un 67%, y Twitter con un 41%. En cada una de estas redes, el enfoque para encontrar empleo es muy diferente.

charla-eseade-redes-sociales-buscar-trabajo

LINKEDIN

En Linkedin, las opciones que no puedes pasar por alto son el extracto, las recomendaciones, los grupos, las páginas de empresa y la pestaña de ofertas de empleo.

En el extracto se trata de describir en unas líneas un resumen de tu perfil profesional. Estas líneas son muy útiles para personas que se han reciclado y que tienen una formación profesional diferente al sector al que se quieren enfocar actualmente. En este párrafo puedes definir tus metas y tu ambición profesional.

Las recomendaciones son referencias que dan otras personas de Linkedin sobre ti. Pueden ser antiguos compañeros de universidad o trabajo, colegas de profesión o personas con las que has colaborado en algún proyecto. Intenta conseguir buenas recomendaciones de otras personas para completar tu perfil. Los grupos en Linkedin se construyen en torno a un tema en concreto o sector. Existen grupos sobre ofertas de empleo de profesiones específicas y de información sobre cualquier sector. Únete a estos grupos con el objetivo de promocionarte y conectar con otros miembros del grupo que pueden tener intereses similares a los tuyos. Las páginas de empresa son espacios que algunas empresas crean en esta red social con el fin de fidelizar a sus clientes, aportar información, promocionarse e incluso hacer reclutamiento. Sigue a las empresas referentes en tu sector y a las que más te interesen, en ocasiones compartes vacantes de empleo a través de este canal.

FACEBOOK

Aunque Facebook no sea una red estrictamente profesional, es la red social más utilizada, ya cuenta con 1550 millones de usuarios en el mundo y 17 millones sólo en España, algo que no puedes pasar por alto por la gran cantidad de información que se transmite a través de esta plataforma.

Si quieres que esta red te sirva para encontrar empleo, trata de adaptar todos tus datos: especifica tu formación, tu experiencia, pon una foto actualizada y formal, y sobre todo, concreta tu información de contacto como el email o el teléfono.

Demuestra tus conocimientos y tu interés por el sector compartiendo contenido y enlaces que aporten valor a tu red de contactos, y trata de poner la privacidad de estos contenidos pública para que cualquier persona que quiera acceder a tu perfil vea tus interacciones profesionales. En cuanto a las fotografías, comentarios e información más íntima, es preferible que se mantengan en privado solo para tus amigos.

En Facebook también existen grupos de ofertas de trabajo y profesionales. Búscalos, hazte miembro, interactúa y mantente alerta a todas las oportunidades laborales que puedan surgir en estos grupos. Del mismo modo que ocurre con Linkedin, también puedes seguir páginas de empresa o las páginas de portales empleo donde se actualizan diariamente las últimas ofertas de empleo.

TWITTER

Comienza por crear un perfil de Twitter adaptado a la búsqueda de empleo: nombre completo, foto adecuada, y descripción de tu perfil relacionada con tu profesión. Configura tu cuenta pública y aprovecha la liberta de Twitter para seguir a reclutadores, orientadores laborales, portales de empleo (generales y sectoriales), compañeros de profesión, cuentas corporativas de empresas en las que te gustaría trabajar. En Twitter cada vez se publican más ofertas de empleo, ya sea a través de cuentas de Twitter creadas concretamente para ello o a través de las cuentas de las propias empresas.

Cuida también tus tweets, la escritura y el contenido: lo ideal es que se ciñan a temas relacionados con tu profesión pero, dentro de este límite, debes ser todo lo creativo posible para tratar de aportar cosas nuevas a la red.

La característica más conocida de esta red social son los hashtag. En esta red social cada vez existen más hashtag que se convierten en tendencia para la búsqueda de empleo, y usarlos te ayudará a filtrar los tweets y la información que quieres encontrar. Además de los obvios #empleo, #trabajo, #ofertadetrabajo, #ofertaempleo #buscotrabajo, etc., trata de estar informado de los que se van creando con el mismo fin. #EmpleoTW es un hashtag, convertido en tendencia en Twitter, con el que las personas en búsqueda activa de empleo se publicitan y las empresas y portales de empleo ofertan sus puestos. Suele darse en dos intervalos horarios: de 13h a 14h, y de 21:30h a 22:30h.

¿Y cómo lo hacen los reclutadores?

Ten en cuenta que hoy en día, si no estás en Internet, no existes, y más si tu trabajo está relacionado con las nuevas tecnologías o la comunicación. Los reclutadores en ocasiones recurren directamente a Linkedin para conectar con profesionales que cumplan con las exigencias de un puesto de trabajo en concreto. Del mismo modo que ocurre en los portales de empleo, aunque no te hayas inscrito a ninguna oferta, el simple hecho de tener activo tu perfil te puede ampliar enormemente las oportunidades laborales. Los seleccionadores tienen enormes bases de datos en redes sociales y portales de empleo a un simple click a través de las búsquedas directas. Por ello es tan importante tener todos los datos actualizados.

En otras ocasiones, acceden a las redes sociales para ampliar información, contrastar datos o comprobar tu proactividad y conocimientos sobre un tema concreto.

Tener en cuenta que las redes sociales siempre serán un buen complemento para la búsqueda de oportunidades, sin centrarte exclusivamente en ellas para lograrlo, es una buena forma de comenzar. Sigue todos estos consejos que hemos dado en este artículo y cuida tu huella personal en las redes sociales. Cada pequeña acción cuenta, y de todas ellas se pueden sacar grandes resultados. ¡Mucha suerte!

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*