Se acabó buscar empleo por los métodos tradicionales

 ¡Marketing personal y redes sociales!

Ya estamos  cansados de un poco más de lo mismo. Tenemos que superar el desánimo de presentarte a ofertas de trabajo que no sabemos qué pasa con ellas, que aparentemente estamos siempre preseleccionados, pero que al final, el tiempo las olvida y la esperanza de creer que estás entre las opciones de una empresa empieza a desaparecer.

Estos son algunos de los pensamientos recurrentes que, no sé si por suerte o fortuna, me han hecho cambiar de estrategia, de forma de actuar. Supongo que las cosas nunca pasan por casualidad.

Never say: It is impossible!

Cada día se abren caminos nuevos ante los que hay que estar muy atentos. La tecnología, las comunicaciones la gestión de lo que siempre hemos llamado  “contactos” ahora se traslada hacia el concepto de networking. Las redes sociales son los nuevos caminos, sobre las que se dibujan las nuevas cartas de navegación.

No escapa a nadie que darte de alta en un red social, tener un blog o enviar tuits cual poseído no garantizan nada. Necesitamos un plan, una estrategia que de verdad haga visible lo invisible. Hoy, se llama marketing personal y mañana puede que lo encontremos bajo algún término que acuñado por algún gurú de la moda digital convierta en un best seller, un poco más de lo mismo.

Lo esencial es el fondo de la cuestión, necesitamos crear visibilidad y diferenciación. Necesitamos centrar la atención en lo esencial y definir una estrategia focalizada en el objetivo de ser visible para ser contratado.

La tecnología, Internet y en particular el desarrollo de las redes sociales como elementos de intercambio, marcan un antes y un después que están cambiando la forma de ver la realidad, que están cambiando el mundo, y de forma específica el mundo del trabajo.

Definición de estrategias de marketing personal ¡seamos diferentes, seamos visibles!

¿Qué es un planteamiento estratégico o una posición estratégica? Una cuestión básica, pero que al final nadie nos dice nada.

Una estrategia se define como una guía de acción, la definición de un conjunto de acciones planificadas en el tiempo orientadas a conseguir un objetivo específico. Dicho así parece fácil, ¿pero cómo se hace?

En primer lugar, tenemos que pensar: ¿qué quiero? ¿cuánto quiero ganar? Y no valen las vaguedades de “pues quiero un trabajo en el que desarrollar,… bla bla bla”… Necesitamos concretar, definir con claridad nuestro objetivo para poder saber qué hacer, a la vez que identificar qué necesito saber o tener que no sé o no tengo.

Concretar y clarificar paso a paso.

paso 1: “trabajar como encofrador en una empresa del sector de la construcción” y no quiero trabajar como albañil de pequeñas reformas. ¿Qué quiero? y ¿qué no quiero?

paso 2: ¿tengo las capacidades y conocimientos para trabajar en lo que quiero?, si las tengo, fenomenal, pero si no las tengo ¿qué tengo que hacer para aprenderlas? ¿dónde? ¿cuándo?

paso 3: ¿dónde están esas empresas? ¿cómo se llaman? ¿quién contrata en este tipo de empresas? ¿el jefe de obra? ¿el departamento de recursos humanos? ¿cómo puedo acceder a esa puerta que abre el camino a una primera entrevista?

Estos son algunos de los pasos, de una persona de la construcción, un ingeniero, un médico, un ganadero o cualquier persona que busca trabajo. Obviamente, es un ejercicio de visualización y ejemplificación de la importancia de saber fijar el objetivo. En función del objetivo lo que tenemos, la información que necesitemos, lo que tendremos que hacer, seguro que es diferente. Pensar, definir y actuar.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*